• Se trata de una regla de cortesía que con el tiempo se ha ido perdiendo, bien por las prisas, bien por nuestra vida diaria, debemos de fijarnos solo un poco más y para tratar de corregir esta manera de actuar. 

    Un hombre siempre ha de ceder el paso a una mujer, una persona joven ha de ceder el paso a una persona mayor, y pasa lo mismo a la hora de sujetar una puerta. 

    Cuando entremos en un vehículo, si se va a sentar al lado de la puerta, se le cederá el paso a una mujer, si no es así el hombre pasará primero y se sentará en el asiento y seguidamente entrará la mujer. 

    A la entrada de un transporte público se puede "justificar" que entre primero un hombre, ya que si dejara entrar primero a todas las señoritas o señoras que están esperando no entraría nunca.

    Si vamos a pasar por una puerta de vaivén, lo lógico es pasar primero y sujetar la puerta a la persona que viene detrás, si no sería muy fácil darle con la puerta en las narices. 

    Al subir una escalera estrecha, deberemos parar para que bajen los que vienen de arriba.

    A la hora de entrar o salir de un lugar, no importa si es hombre o mujer, tienen preferencia siempre los que salen a los que entran, si es una persona minusválida, siempre se ha de tener en cuenta y darle preferencia a esta persona. 

Publicado: 29 de Mayo de 2018